NO SALIMOS DE LA NADA

Publicado: julio 10, 2010 en Uncategorized

Afortunadamente, en los últimos tiempos, los espacios de arte alternativo, los encuentros, festivales, eventos que reúnen propuestas que no aparecen habitualmente en los circuitos legitimados, existen en gran variedad (aunque el ¿gobierno? de la ciudad de Buenos Aires haya intentado hacerlos desaparecer).

Sin embargo, al equipo de Pone On el Off nos interesa ir más allá de los espacios para pensar lo under.
Además el Festival, tendrá como eje particular, generar un encuentro entre las interpretaciones teóricas y las prácticas artísticas contemporáneas y Off en un espacio académico. Se tratará de experimentar, de ver cómo juntos podemos articular reflexiones, miradas, acerca del ser del arte alternativo en la actualidad. ¿Se conocen entre ellos los colectivos de arte? ¿Qué uniones y desencuentros se producen entre disciplinas? ¿Cómo cada una resignifica la idea de lo alternativo?

——————————————————————————————————-

RETROSPECTIVA

“Existe un conjunto de proyectos intangibles y de fantasías creativas que algunas veces toman forma pública y que nos permiten entender que el arte es mucho más que la agenda de galerías y museos o la lista de los precios del mercado artístico. Este magma de ideas latentes difícilmente podría materializarse sin la dinámica de la autogestión sostenida por los artistas, o de los coyunturales apoyos institucionales”
Andrea Giunta “Poscrisis. Arte Argentino después del 2001″.

Hay quienes intentan escindir al arte de su sentido social y político, tildando y reduciendo a las propuestas relacionadas con determinados espacios como panfletarias y nada más.

Jean-Jacques Gleizal contesta: “en tanto que arte social, el arte contemporáneo es, más que nunca, un arte político, en la medida en que, caracterizado por una integración de las condiciones de producción artística en la creación, está en condiciones de realizar lo que Joseph Beuys proponía, a saber: que, en su obra, el artista se convierta en un escultor de lo social”.

Partiendo de estas ideas es que retomamos dos propuestas muy distintas, pero que sirven de ejemplo para pensar formas diversas de lo alternativo, del acto político de lo artístico.

DEMOLIENDO HOTELES

Había una vez un lujoso Hotel que estaba en manos de señores empresarios con muuucho dinero. Pero un día, en el año 2001, tras una graaaan crisis, los dueños lo abandonaron. El Hotel quedó muuuy triste hasta que los trabajadores, aquellos quienes mejor lo conocían, lo ocuparon y lo convirtieron en cooperativa: Cooperativa Hotel Buenos Aires, una Empresa Nacional. Entonces, el Hotel se convirtió en un espacio cultural y de lucha política, de arte alternativo.
“Nuestro desafío es poder ser la otra cultura. Luchar contra ésta, con sus relaciones establecidas, para fundar otra más solidaria”, opinó a Página 12 en el año 2007 Wilfredo Román, un miembro de la cooperativa Vidrios Devoto.

El Hotel pasó de ser un simple servicio de hotelería a un espacio de encuentros de grupos artísticos, de reuniones de movimientos sociales, de debates, recitales, ciclos de cine. Desde su apertura debut con el recital de la Orquesta Juvenil de Venezuela, que sirvió para reacomodar el lugar, las actividades fueron in crescendo. Le siguió la grabación del disco de un trompetista de la orquesta estable del Teatro Colón, el estreno de obras de teatro alejadas del circuito comercial, se hizo allí la asamblea que detuvo la Ley del Músico, el pasaje de músicos del tipo de Reincidentes, Agarrate Catalina, Raly Barrionuevo y mucho más.

Aquí la apropiación del espacio de Hotel y su reutilización como cooperativa cultural, generó una transformación en los sentidos y significados. El lugar se convirtió en productor y comunicador de una política solidaria, en donde la selección de artistas está en relación con estas políticas. Hoy el Hotel es un legitimador de propuestas particulares, que fundamentalmente no buscan el rédito económico.

El Hotel se sentía muy feliz. Ahora su función social era mucho más profunda e importante. Por eso estaba feliz, y esperemos, viva feliz por siempre.
……………………………………………………………………..
LO POPU Y LO ALTER

Sin embargo, algunos de los artistas mencionados que participan de recitales en un espacio como el Bahuen, podría ubicárselos más fácilmente como “populares” que como “alternativos”. Aunque antes de subrayar esta afirmación, vale preguntarse acerca de cuáles son las fronteras entre lo popular y lo alternativo, qué los une y qué los distancia. También podría agregarse la idea de “resistencia” al debate para analizar las implicancias de cada concepto y sus interrelaciones.

Esta tarea seguramente desborda los objetivos de este Blog, pero ello no impide dejar planteados algunos puntos disparadores.

-“Hace ya cinco años, Diego Fischerman señalaba que Mozart y Webern no ganaron las barriadas populares, pero que Ricky Maravilla sí entró a las fiestas de la burguesía. Si nuestro análisis se deja opacar por la impresión de que hoy lo popular es hegemónico, estamos errando teórica y analíticamente” (“Resistencias y mediaciones: estudios sobre cultura popular”, Pablo Alabarces y María Graciela Rodríguez).

-En el mismo texto, se dice que la resistencia supone a “una enorme cantidad de prácticas; desde las políticas, que posiblemente sean las más fáciles de reconocer y catalogar –como dijimos, por los actores involucrados o por analistas: es el caso, en contextos dictatoriales, de movilizaciones, reuniones partidarias, militancia clandestina o acciones violentas-, hasta prácticas formales e informales destinadas a señalar una relación de dominación puntual vinculada a un eje particular –por ejemplo, la militancia y las acciones feministas orientadas a remarcar y a revertir la desigualdad de derechos”. Así, las artes (y en especial la música) denominada popular, “han sido pensadas más de una vez como espacios simbólicos de resistencia político-cultural.

Tal vez para pensar al arte popular, a la resistencia (saldando las distancias con un estado de excepción como la dictadura militar), en relación con lo alternativo, haya que focalizarse en casos particulares, analizar las características propias de la obra para así poder mirar con mayor precisión si hay rasgos de lo OFF, si es que cabe esa metodología.
¿Puede una obra ser alternativa en un sentido y en otro no?

———————————————————-

LO OFF DE LO OFF:
El Festival de Danza y Performance en espacios “no convencionales”, realizado en la ciudad de Buenos Aires en el año 2008.

Definido como “lo off de lo off”, los organizadores se presentaron como un “espacio alternativo para la investigación y la exploración en arte escénico y performático de movimiento”.

Ideado por la bailarina y performer Alejandra Cosín (organizadora de la versión 2007) y Mariana Lucía Márquez, este encuentro funcionó como experiemental, como presentación de las propuestas que no tienen lugar en los festivales oficiales; de participación abierta a todo público. Por eso la elección de las sedes: la explanada de la Biblioteca Nacional, la Casona de Alfaro y el Centro Cultural El Árbol. Sin jurado, ni competencia, el cierre consistió en una suerte de improvisación colectiva para quien se animara.

¿Qué pasa cuando una experiencia como esta se vuelve masiva? ¿Deja de ser alternativa? ¿Es lo masivo propio de lo institucional legitimado? Tal vez exista una tendencia a pensar (se dice mucho en el cine), que lo alternativo difícilmente sea masivo. Se vincula mucho más fácilmente a lo comercial con las grandes masas de gente, y a lo off como lo que es para unos pocos, o lo que no “entiende todo el mundo”.

Otro aspecto que resalta en este Festival es el hecho de dar lugar a propuestas que no lo tienen en los circuitos más legitimados. Entonces, desde el punto de vista de las voces y el acceso para muchos artistas ignorados, podría pensarse en una opción alternativa a lo que habitualmente circula en torno a la danza. Pero, ¿cualquier obra incipiente, por serlo y no tener por ello visibilidad o reconocimiento, es alternativa? ¿debe dejarse de lado el contenido, la metodología y la técnica para pensar lo OFF?

A su favor, la idea del Festival, de empuje a la danza en general, de praxis más que de espectacularización, de compartir, de establecer lazos, de fomentar la multiplicidad de voces contra la competencia y el estímulo al exitismo y al camino individualista, es más que interesante como argumentación a favor de lo que no abunda, de lo que no predomina, de lo que no es hegemónico.

Sobresale además, en este evento, el hecho de la elección de los espacios “no convencionales” como parte de su definición e identidad como lo off de lo off. La elección del lugar, como ya hemos anunciado, sin dudas significa mucho a la hora de incluir algo como alternativo o no. Esto está ligado al acceso y las posibilidades de visitar, de ser parte de determinado mundo cultural. Pero el espacio, aunque fundamental, no es lo único aparente para pensar lo que está en los pliegues de lo artístico.

Como marco de todo esto, no hay que olvidar a la pregunta propia del arte contemporáneo y su ¿cuándo hay arte? Es que lo alternativo HOY, seguramente no sea lo mismo que lo alternativo AYER.

Hay mucho por profundizar. Siempre teniendo en claro que No salimos de la nada, que hay un mundo de interrogantes y reflexiones circulando. Sólo pretendemos seguir colaborando en esa construcción de sentidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s