NATIVOS DEL ARTE

Publicado: julio 11, 2010 en Uncategorized

Proponemos este espacio como una invitación al debate, a poner el foco en nuevos sentidos, a reflexionar sobre estos otros espacios de arte, los alternativos. Pero, ¿alternativos a qué? Es que el término es amplio y dentro de él se pueden incluir miradas de todo tipo, color y textura. De todos modos, podemos comenzar a problematizar algunas ideas.

Si existe algo OFF, under, alternativo, es en primera instancia porque hay otro algo del cual se diferencia, que es predominante, dominante, hegemónico. Seguramente también, ese ser distinto lo pone en relación con otro universo de sentidos e ideas de mundo, de planteos estéticos particulares, o al menos, de formas y espacios “no convencionales” de los cuales se apropia y se sitúa.

Al grupo Pone On el Off, nos interesa pensar las prácticas artísticas actuales. Para ello, nos resulta inevitable hacer una mirada rápida en la historia reciente y ver cómo ciertos procesos sociopolíticos influenciaron a estas manifestaciones.

————————————————

Sin lugar a dudas, la crisis de 2001 funcionó como una intensa escena para la reaparición fuerte de la participación y organización social, avasallada durante la década de los 90. En este contexto de denuncias y movilización, se crearon muchos colectivos artísticos que tomaron como bandera la crítica al modelo económico y político. Otros simplemente salieron a las calles a manifestar su arte.

Por algo colectivos y no artistas “individuales”; estos grupos poscrisis iniciaron un recorrido de contenidos más comprometidos con las consecuencias abrumadoras del neoliberalismo, plasmando al mismo tiempo un corrimiento de los circuitos legitimados (museos, galerías, etc).

Años atrás (1988), pero como ejemplo y antecedente, se creó el grupo Escombros, que retomando el espíritu de algunos artistas de los ´60, sellaron en un manifiesto que como artistas abandonarían los museos para centrarse en los espacios públicos, superando al arte tradicional.

Guillermo Martín Quiña, en su trabajo “Cultura y crisis. Colectivos de arte y nueva legitimidad”, se preguntó si estas prácticas artísticas de carácter político, tienen una nueva legitimidad. Fueron los mismos artistas que entrevistó quienes se ocuparon de aclarar que el arte “es” siempre político.

Pero la pregunta de Quiña iba más allá, entendiendo que estas manifestaciones (acotadas a las artes plásticas) no están (muchas de ellas) del todo afuera de esos circuitos legitimados. El autor sostiene que muchos artistas participan de igual manera en exposiciones organizadas por instituciones europeas, privadas o estatales, o que también figuran en museos, se inscriben en concursos y demás actividades del circuito “oficial”. Es decir, los dos ámbitos funcionan como legitimadores, se complementan.

Por eso distingue dos tipos de construcción de legitimidad actual: el clásico, sostenido por los saberes de especialistas (artistas, marchands, críticos, curadores, periodistas especializados) y el “novedoso” denominado performativo, en donde el espacio público se ocupa como modo de plantear demandas sociales. Aquí se agregan los productores, las mismas obras, los mediadores y el público como partes indispensables de la legitimación.

MI POLÍTICA: EL ARTE

Ubicándonos entonces desde un sentido amplio de lo político, es que partimos para pensar al arte en general. Político en tanto productor de sentidos, de toma de posición frente al mundo, de sistema de ideas y creencias. El tema es ver qué posturas políticas están en juego en unas y otras obras.

Muchos artistas consagrados han planteado en el contenido de sus obras temáticas “polémicas” o irónicas hacia ciertos sectores influyentes de la sociedad, en ocasiones sin intención, en los mismos espacios legitimados.
A veces, las repercusiones de las obras superan las expectativas de los artistas, y otras, aunque las obras sean sumamente críticas con determinados temas, como se trata de artistas ya consagrados, se incorporan funcionalmente a la dinámica de los discusos más hegemónicos.

¿Imaginaba León Ferrari la dimensión de la polémica que causó su muestra retrospectiva, con la utilización de iconografía de la iglesia católica?. ¿Puede pensarse a su Cristo crucificado en un avión, como alternativo?/strong> Y si lo alternativo es lo contrahegemónico, es contrahegemónica su obra, entendiendo a lo hegemónico como el discurso de la iglesia y el uso de la palabra de Dios en boca de algunos funcionarios, como excusa para bombardear pueblos enteros?
Es la temática de una obra suficiente para declararla alternativa?

——————————————-

Intervención Calle Tomada

La apropiación del espacio público adquiere con solidez un sentido de alternativo ligado a los lugares considerados autorizados para determinar qué es y qué no es arte. Un caso interesante se dio meses atrás en el Museo de la Memoria de la Comisión Provincial por la Memoria ubicado en La Plata. Una muestra, denominada “Calle tomada”, reunió a los distintos colectivos de artistas locales, con el fin de que lo intervengan por dentro y por fuera.

Así, paredes, escaleras, pisos, techos, veredas, calles fueron cargadas de propuestas. Surcos, Praxis, Unidades Muralistas, Ardeminga y otros tantos, ocuparon un espacio legitimado (pero no cualquiera) a su manera. El Grupo La Grieta, junto con niños, escribieron las calles, cruzaron la vereda y se toparon con el Teatro Argentino, en donde un policía de seguridad les advirtió que no podían usurpar tal espacio.

¿Las veredas, no son públicas? Parece que hay una cantidad de centímetros privados. Así que el grupo decidió intervenir con letras “violentas” hasta donde le señaló el oficial… Otros no quisieron incluirse en el Museo pero participaron vía virtual, por medio de su blog, posteado en una computadora en una de las salas.

Es alternativo exponer en el Museo de Memoria? Podemos pensar dimensiones de lo alternativo y entender como Quiña, que lo natural son las hibridaciones entre lo “oficial” y lo under? ¿Cualquier propuesta artística, que no esté dentro del circuito oficial, que no sea legitimada por determinados actores y medios, es alternativa? ¿Quieren los artistas off ser on? ¿Qué implica visualizarlos en otros ámbitos?

El debate queda abierto…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s